1.  Sacar del congelador las croquetas que vaya a preparar unos 10 minutos antes de freirlas.

2.  Calentar suficiente aceite como para que las croquetes queden totalmente cubiertas. El aceite

     no debe llegar a humear (máximo 180 ºC).

3.  Introducir las croquetas en pequeñas cantidades dándoles vueltas hasta conseguir un dorado

     uniforme.

4. Sacar y poner sobre un papel absorbente y dejar reposar entre 2 y 5 minutos antes de servir.

1.  Sacar del congelador las croquetas que vaya a preparar unos 10 minutos antes de freirlas.

2.  Cuando el aceite alcance los 180 °C introducir las croquetas en cantidades adecuadas para que

     no descienda demasiado la temperatura del aceite.

3.  Una vez doradas las croquetas sacarlas y depositarlas sobre un papel absorbente.

4.  Dejar reposar entre 2 y 5 minutos antes de servir.